Mi salida de tacos

Si esto fuera una carrera de velocidad, quizá una final de 200 metros, esta primera entrada sería el “preparados, listos…” que precede al disparo, los minutos en los que nos aventuramos a imaginar qué puede pasar antes de que pase de verdad.

Esta es mi carta de presentación, soy yo saliendo de tacos, poniendo el foco en el dorsal de mi espalda.

Sobre la que escribe: 

bloggif_5681cf93247f8

Técnicamente casi a punto de dejar de ser estudiante de un Grado en Psicología en la Universidad de Salamanca para convertirme en Psicóloga, señora Psicóloga. Y deseosa de especializarme en Psicología del deporte.

Literalmente, Paula, del latín Paulus, pequeñita. Quizá mi hermana cuando lo eligió ya sabía que mi futuro no consistiría en tocar el cielo con la punta de los dedos sino con la punta de los sueños.

Para mi padre, Palua. Disléxicamente capaz de manejar el discurso a mi antojo, eso sí, siempre y cuando lo que diga vaya a ser relevante, que tampoco es plan de gastar palabras que no vayan a aportar nada.

Según mi madre, Paulita, crítica y exigente, sobre todo conmigo misma y con las personas a las que considero más importantes en mi vida. Capaz de querer de forma fría y hostil, pero necesitar que me quieran con calor y con color.

Y según yo… simplemente Paula Lázaro, esa chica que suelta un dato deportivo en cualquier momento, incluso cuando no viene a cuento.

Sobre lo que escribe:

Es muy fácil escuchar a millones de personas comentar sobre la forma física de un jugador de fútbol, si corre más o corre menos, si el nadador que compite en los 400 estilo libre no tiene tanto fondo como cabría esperar, quizá que aquel tenista al que siempre hemos admirado, cuando golpea de revés, ya no tiene el toque que solía tener.

Casi a diario, gracias a la globalización del deporte (de algunos más que de otros aunque en eso no me voy a meter) oímos comentarios sobre la técnica de los deportistas de élite más reconocidos o sobre la táctica de los equipos de fútbol que lo ganan todo, y a pesar de que cada vez más a la gente le da por pensar que quizá a aquellos deportistas se les pasa algún que otro pensamiento por la cabeza o sentimiento por el pecho, es un ámbito que nos cuesta considerar y que a veces incluso parece que es tabú.

Pero vamos a ser realistas, los deportistas son personas, y las personas son seres racionales (vale sí, unos más que otros) y por lo tanto piensan, y son las percepciones y las habilidades mentales las que dan lugar, nos guste o no, a los comportamientos, tanto buenos como malos.

No pretendo hacerme la lista, la tertuliana de medianoche en un programa de televisión o la columnista de un periódico que parece estar patrocinado por un determinado equipo de fútbol.

Solo quiero dar el punto de vista de una chica que ha crecido disfrutando de los entresijos del mundo del deporte, viendo incluso las competiciones de curling (sí, ese deporte en el que cepillan el hielo) y que resulta ser la misma chica que estudia psicología y que ha aprendido a ver más allá de lo que parece ser real.

Esta es mi perspectiva, La Perspectiva Lázaro, mi forma de unir psicología y deporte.

bloggif_5681d00122a98

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s