Regresión a la media

¿Por qué muchas veces vemos al medallista de plata quitarse la medalla del cuello?

Porque se nos ha enseñado que todo lo que no es ganar, es perder.

000_apm575740
Leo Messi, el mejor jugador del mundo, quitándose la medalla después de ser subcampeón de la Copa América

Vivimos en una cultura que penaliza el fracaso. Y no solo eso, nos han acostumbrado a ver el fracaso como todo lo que es contrario al éxito.

Y si no, que se lo pregunten a China.

Acostumbrados a ser una de las superpotencias del medallero, en Londres 2012 llegó toda la polémica. Se han convertido en casi una mafia que ha hecho ver a sus deportistas que no ganar no sólo significa perder, sino que también es una humillación.

Buscan la medalla de oro a toda costa y parece que se rigen por “el fin justifica los medios” sin ningún remordimiento.

Los deportistas chinos se quejaban del aislamiento al que se les tenía sometidos, alejados de la vida real y en algunas ocasiones, de los acontecimientos más importantes. La situación era tan extrema que incluso el gobierno organizaba pantallas en las plazas de sus ciudades natales para que todo el pueblo los viera y si perdían, se iban de pocos en pocos hasta dejar a sus padres solos, porque tenían que sentir la humillación.

Y aún así, la cosa no queda aquí. Yu y Wang, pareja de bádminton, fueron descalificadas (junto con otros países asiáticos) y quedaron fuera de los cuartos de final por presuntamente haberse dejado ganar en la fase de grupos y todo por la simple razón de que lo que importa en China son las competiciones que te dan el oro, lo demás son solo medios para un fin.

A nosotros puede parecernos drástico, completamente inhumano y antideportivo, en contra de los valores que tanto promueven los Juegos Olímpicos. Pero en realidad, hay muchas situaciones en la que casi hemos sido esa China adicta al oro.

Spain Soccer King Cup Final
Marcelo “El loco” Bielsa, en su época en el Athletic de Bilbao

¿A caso no tachamos de humillación nuestro mundial en Brasil? Hemos pasado de ser los que nos alegrábamos por el milagro de pasar de cuartos a ser los que no aceptamos nada que no sea ganar.

¿A caso cada vez que eliminan a Nadal en una competición no pensamos (a veces me incluyo) que debería de dejar de intentarlo porque no lo va a volver a conseguir? No ganar no quiere decir que esté perdiendo si en cada paso que da, suma algo.

Si ya lo decía el loco Bielsa “el éxito es deformante, relaja, engaña, nos vuelve peor, nos ayuda a enamorarnos excesivamente de nosotros mismos”.

He visto partidos del Barcelona Lassa de baloncesto hasta cansarme y no soy capaz de contabilizar todos aquellos en los que teniendo una gran ventaja durante los tres primeros cuartos, en el último, han sufrido tanto que incluso a veces han perdido.

Y es simplemente porque nos acostumbramos a ir ganando hasta tal punto que no somos capaces de anticipar que todo lo que sube, baja. Nos creemos los reyes y asumimos que está todo hecho, pero en realidad, siguiendo principios del marketing puro, lo que es difícil no es crear una ventaja competitiva, sino mantenerla.

federer-llora
Federer, clásico número 1, llorando tras haber perdido de nuevo contra Nadal

 


El término estadístico “regresión a la media” sugiere que las cosas tienden a igualarse desde los extremos, es decir, que aunque la primera medición sea muy buena, se irá acercando cada vez más a la media.

O lo que es lo mismo, la vida no es siempre todo éxito ni todo fracaso, las cosas vuelven a la normalidad.

Barcelona players toss their coach Guardiola into the air after their Champions League final soccer match victory against Manchester United in Rome
Guardiola, manteado por “su” Barça

Cuando el Barça era el Barça de antes de Guardiola, estaban acostumbrados a temporadas llenas de sequía. No ganaban y lo que es peor, tenían que ver cómo el rival lo hacía. Pero como la vida no es siempre todo fracaso, se empezó a luchar por el éxito, por recuperar las viejas ideas y por instaurar las nuevas. Y  empezó la era que todos ya conocemos.

Como tampoco es siempre todo éxito, más tarde el Barça de Tito Villanova, sin él, perdió la esencia del Barça de Tito Villanova. Y quizá, como aficionada crítica, fue el Tata que deformado por el éxito, se creyó que estaba todo hecho.

Resiliencia es una palabra que últimamente está de moda pero en realidad sólo significa volver a la normalidad. Para nosotros, en psicología, es la capacidad que tienen las personas para enfrentarse a las adversidades que le plantea la vida, sobreponerse y sacar un resultado positivo.

barca-madrid-tito-vilanova-dir_54340538695_54028874188_960_6391
Tito Vilanova, resiliente por naturaleza.

Si lo relacionamos con el deporte, para superar el fracaso y conseguir el éxito, hay que ser resiliente.

Hay más palabras de Marcelo Bielsa que no son solo las de antes, pero sí son igual de trascendentales: “Los momentos de mi vida en los que yo he crecido tienen que ver con los fracasos (…) el fracaso es formativo, nos vuelve sólidos, nos acerca a las convicciones, nos vuelve coherentes”

Lo que hacía “el loco” con estos discursos, era promover la resiliencia dentro de su vestuario. Quería y quiere que sus jugadores no crean que todo lo que no es ganar, es perder, sino que aprendieran de ello.

Cuando el Barça ya no era el Barça de nadie, llegó Luis Enrique y lo convirtió en el Barça de todos. Con su personalidad llena de esfuerzo y sacrificio, marcada por un modelo de reglas rígidas pero de ideas flexibles, utilizó el fracaso y lo transformó en éxito.

Si escuchas a Luis Enrique en rueda de prensa, quizá porque tiene un psicólogo en la otra punta de la sala, parece que ha adoptado el “partido a partido” de los que llevan otros colores, pero en realidad lo que está haciendo, valorando a todos los rivales, rotando a todos los jugadores, no es más que promover la idea de que no ganar muchas veces no significa perder.

deporte-fatbol-sport-soccer
Luis Enrique en rueda de prensa.

Promover el miedo al fracaso no es motivar. Ganar una medalla de plata, no es perder. Y en realidad el “lo importante es participar” de las películas, es la pura realidad.

Tenemos que atrevernos a fracasar porque si no aprendemos a hacerlo, tampoco vamos a saber lo que significa ganar.


 

Para mi madre, que la vida ha hecho que me tenga que demostrar lo que es ser resiliente. 

Anuncios

Un comentario en “Regresión a la media

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s