¡Qué largos son cuatro años!

Escribo esto un 21 de agosto sabiendo que es la jornada 16 de unos Juegos Olímpicos que en pocas horas acaban, mientras veo a Carlos Coloma ganar un bronce que sabe a oro en BTT  y me doy cuenta que además hoy, para que la fiesta del deporte sea aún más fiesta, es el 30 cumpleaños de Usain Bolt.

Con la sonrisa de quien anticipa la nostalgia olímpica de los próximos cuatro años y el corazón aún acelerado por los últimos 5 segundos del partido de la selección masculina de baloncesto, me parece un buen momento para empezar a dejar plasmado todo lo que ha entrado en mi retina y se ha quedado ahí.

13887078_1083708665009876_3375747972695958208_n
Mireia Belmonte tras ver su nombre como campeona olímpica

Fueron las brazadas de las primeras jornadas las que primero me dejaron sin aliento, plagadas de nadadores que rompen sus propios récords en semifinales y aún así llega la final y siguen teniendo un as bajo la manga. La potencia de Adam Peaty y Katinka Hozzsu, ya leyendas de sus países,  es la que hace que la natación sea cada vez más exigente y que la piscina de 50 metros sea siempre un escenario de sorpresas. Pero quizá ha sido Katy Ledecky la que más me ha asombrado (como a medio mundo), siendo tan buena que la línea del rércord mundial no se atreve a alcanzarla y tan espectacular que mientras sus rivales van, ella ya vuelve. Es la niña que hace años le pedía un autógrafo a Michael Phelps y ahora es ella quien se lo firma, pero aún así, lo siento Katy, yo me quedo con Mireia Belmonte.

Esa a la que llamamos nuestra sirena y que hace cuatro años, después de ganar una plata en 200 mariposa, dijo que quería ser campeona olímpica e hizo del Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada su segunda casa. Una Mireia que golpea el agua nada más hacer su sueño realidad mientras sabe que todavía quiere más. Una Mireia que es fortaleza, perseverancia y constancia.

13962618_1092470564133686_7104622031462143850_n
Saúl Craviotto ya suma 4 medallas olímpicas en su carrera

Y si hablamos de golpes en el agua es necesario mencionar a Saúl Craviotto, cuyos brazos tatuados dejan patente que no es la primera vez que alcanza el éxito y que como siga “la bestia despierta” como él dice, no creo que sea la última. Saúl que estaba hundido el año pasado y que ha tenido que ir palada tras palada hasta colocarse en Rio. El ejemplo de lo que representa el piragüismo en nuestro país, uno de los deportes más laureados y que seguro conseguiría mucho más si tuviera más apoyo, el deporte que nos deja a personas como Marcus Cooper Walz que venía con la ilusión de final olímpica y como mucho un bronce y se lleva una medalla de oro que para él es “una pasada” y para mí lo que de verdad lo fue, es su carrera.

Tengo que confesar que nunca fui ni de tenis ni de Rafa Nadal, pero de verdad, llegar en su peor momento a unos Juegos Olímpicos, movido por la ilusión de ser abanderado y la cruda realidad de casi no haber entrenado, y jugar mejor que los últimos años, llegar a finales, pelear hasta el último punto, remontar y sacar fuerzas de dónde no las hay cuando parece que está todo perdido, es más que un oro. Quizá fue el orgullo, el espíritu olímpico o las altas expectativas de autoconfianza, pero es para gritar “vamos Rafa”.

Rafael Nadal, Marc Lopez
Marc López y Rafa Nadal ganadores del Oro olímpico en Londres

Nadia Comaneci tenía 14 años cuando consiguió aquellos dieces perfectos en Montreal ’76 y desde entonces la gimnasia artística ha evolucionado a pasos agigantados (o más bien a saltos). Si antes casi tenía aire de ballet, ahora la supremacía la tienen los mortales y los flic flacs aunque también es verdad que el potro de ahora no es el mismo que el de antes y los muelles que se han instalado bajo el tapiz dan mucho juego. Después de Londres 2012 nunca pensé que vería algo superior. Y así, de repente, aparece una chica de 1,45, y me rompe todos los esquemas.

_90748790_7777536c-e357-4bfc-8698-ff78612b0e87
Simone en plena carrera dirección al potro

Simone sorprende con su potencia y explosividad en cada salto, las clavadas perfectas y los mortales de altura extrema, pero ha entrado en mi lista de imprescindibles por la seguridad y confianza en sí misma que transmite. Seguro que no es impecable en muchas cosas y según dicen, podría colocar los pies mejor, pero es su actitud y su sonrisa, su forma de llenar el pabellón simplemente con hacer el primer saludo, lo que la hace la mejor gimnasta del mundo.

Llegó con sus diez medallas mundiales de oro bajo el brazo, con un salto que lleva su nombre y se va habiendo conquistado al mundo con ese espectacular ejercicio de suelo y dejándonos con la sensación de que a pesar de no haber conseguido aquellos cinco oros (uno fue bronce) hemos visto a la que será una de las gimnastas más laureadas.

Sin dejarme llevar por el eclipse que es Simone Biles, la gimnasia me ha dejado muchas más cosas después de estos Juegos. Como la plata de Aly Raisman por la que tanto ha luchado y su también impecable ejercicio de suelo o la medalla de oro del gimnasta griego Petrounias en anillas que fue perfecto de principio a fin. Sobre todo me llevo a Epke Zonderland y su elegancia en barra que le hacía ser el máximo favorito y como esa caída demuestra el valor caprichoso del riesgo en una final olímpica.

Netherlands-Epke-Zonderland-falls-as-he
Epke Zonderland (Holanda) en el suelo tras caerse de la barra

Como dijo Amaya Valdemoro en un artículo de opinión que leí hace poco “yo también soñé con ser atleta” y quizá es por eso por lo que siempre es el deporte rey el que espero con más ansia. El tartán de Rio ha visto récords batidos y atletas hechos leyenda, ha visto a Ruth Beitia por fin conseguir su medalla olímpica, al atletismo español sonreír de nuevo con Orlando Ortega y nos ha dado la ilusión de ver a Bruno Hortelano correr de tú a tú con los hombres más veloces del mundo.

13962728_10155115646133858_2185865827374331808_n
El cuarteto Jamaicano ganadores del 4×100

A veces me da la sensación de que hablo demasiado de Usain Bolt, en estos juegos me he dado cuenta que es de esos atletas que recordaré siempre y aunque ahora es inmortal porque no creo que alguien supere su gesta, del atletismo me llevo muchas cosas que no llevan su nombre.

Wayde Van Niekerk, el sudafricano que pasó de colapsar por el tremendo esfuerzo después de ganar en el mundial de Pekín  a pulverizar un récord histórico del aún más histórico Michael Johnson o Allyson Félix, que a pesar de perder un oro porque Miller se tiró en plancha sobre la meta, ya es la atleta con más medallas de oro olímpicas de las historia. Elaine Thompson recogiendo la corona de mujer más veloz tras ganar 100 y 200 o Dafne Schippers y su capacidad de luchar hasta el último metro. Mo Farah y su resistencia o Ashton Eaton y su perfección en todas las pruebas. Y tristemente, también me llevo los abucheos a Renaud Lavillenie.

Me llevo mi recién descubierta admiración por Andre De Grasse, el atleta canadiense que le plantó cara a Usain Bolt en aquella semifinal del 200 y que se lleva tres medallas y todos los récords de su país. Aquel que vi correr y hacer podio en Pekín 2015 y que ahora, después de verlo otra vez, me doy cuenta de que si de verdad son los últimos juegos de Bolt, puede convertiste en el nuevo rey de la velocidad.

1-1471491042406-24-0-361-660-crop-1471491067144.jpg
Andre De Grasse y Usain Bolt en la semifinal de 200m. 

Creo que, para mí, quién más representa a estos Juegos Olímpicos es Carolina Marín que me dejó boquiabierta con su fortaleza mental, conquistando la triple corona (campeona de Europa, del mundo y olímpica) y haciendo historia por no ser asiática. Las chicas de la gimnasia rítmica que 20 años después, desde Atlanta 1996, vuelven a subir a un podio y la SelFem de baloncesto que consigue una plata histórica por no llamarla oro.

marin-efe-kimE--620x349@abc
Carolina Marín, campeona de Europa, del mundo  y olímpica. 

Y por último, tengo que agradecer a la generación de oro del baloncesto español por formar parte de mí y de mi afición. Y ahora sé lo que sentía Nocioni y los argentinos el otro día cuando decía el adiós definitivo. Un bronce que me ha hecho sufrir y que abre la puerta a una nueva generación con jugadores como Willy Hernangómez, que después de este torneo ha dejado patente su extrema calidad, llegando a tener 18 puntos de valoración y que espero que siga encabezada por Ricky Rubio, porque a pesar de las críticas y de los errores, solo los que sabemos lo cruel que puede ser la vida, entendemos el esfuerzo que supone intentar estar a tu mejor nivel, luchar y darlo todo.

14034719_1093072207406855_3510822941346927664_n
La Selección de Baloncesto tras ganar el bronce

La esencia de los Juegos Olímpicos, la esencia del deporte la marcan atletas como Chuso García Bragado, al que hablando se le intuye el amor por el atletismo y por el estilo de vida que ha elegido. La brillantez de nuestro deporte es gracias a los individuos que lo forman y que luchan en ciclos de cuatro años por conseguir su sueño. Una lucha en silencio, sin apoyos y casi efímera, de la que todos se olvidan una vez que se apaga la antorcha.

Me gustaría poder decir que el deporte olímpico en España está tan apoyado como en países tan cercanos como Reino Unido,  pero es triste que el oro de Neymar y Brasil (que celebré por cierto) haya tenido hoy más importancia en el espacio de deportes de los telediarios que los nuestros. Ojalá esto empiece a cambiar porque los chicos y las chicas del rugby7, del waterpolo, del hockey hierba, de la rítmica, el atletismo, el vóley playa… se lo  merecen.

Han sido 16 días por los que ha merecido la pena esperar y ahora solo me queda desear que los siguientes 4 años pasen rápido y que el día 7 de Septiembre cuando empiecen los Juegos Paralímpicos, tengan la misma trascendencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s