El Project Manager que ganará la Champions

En el deporte no valen los versos de aquella canción en los que la casa se empezaba por el tejado. Es estratégico; si quieres ganar, tienes que tener muy claro cómo lo vas a hacer. Ese partido a partido que no es más que la forma bonita de llamar a la planificación.

Planificar es pensar en los objetivos a los que quieres llegar, ese cómo y cuándo del que hablaban los preparadores físicos del Atlético de Madrid. Siendo realistas, ni es fácil ni es innato y teniendo en cuenta que al mover un objetivo más arriba o más abajo puedes conseguir, o no, esa meta que tiene nombre propio, lo ideal sería tener a una persona que manejase a la perfección la planificación estratégica.

El señor o señora Project Manager de las empresas (o gestor de proyectos si nos ponemos tiquismiquis con el inglés) se encarga de hacer lo que llaman un “trabajo 360º”: controla los recursos materiales y los recursos humanos, cuida los posibles aspectos psicológicos asociados a los miembros de su proyecto y elabora un calendario de objetivos en el que se incluyen las metas fijas y también aquellas que pueden cambiar a medida que avanza el tiempo. Pero posiblemente,  la característica más importante de los Project Managers y que está cada vez más en auge, es que actúan como cabezas de un equipo en el que cada uno de los miembros tiene su función determinada, todas necesarias e imprescindibles para completar los grados de ese “360º”.

Quizá la razón por la que el párrafo de arriba ha sido relativamente fácil de seguir es porque tenemos interiorizado que los entrenadores de los equipos son realmente una persona al mando de un staff del que recibe constante información para elaborar un calendario en el que queden reflejados los partidos que sí o sí están ahí (como los de liga) y los que a priori están pero pueden dejar de estarlo (como los de Champions), planifica las cargar junto con los preparadores físicos (estudian los picos de forma de cada jugador y del equipo completo) y, siguiendo la misma línea del post anterior, deberían tener en cuenta los aspectos psicológicos que puede arrastrar cada jugador junto a un psicólogo deportivo.

Ni todos los entrenadores son Project Managers ni la idea de entrenador como Project Manager  es demasiado común, igual lo más parecido es que en Inglaterra en lugar de decir “football coach” los llaman “football managers”, aunque en realidad no sé cuál es exactamente su criterio porque sólo lo hacen si entrena a un equipo inglés (por ejemplo Zidane y Luis Enrique aún son de los primeros).

Precisamente porque planificar no es algo innato ni algo que se pueda hacer tan fácil y a la primera, la vía que nos queda libre como psicólogos es enseñar, crear y potenciar que los deportistas, entrenadores y demás sean auténticos expertos en manejar su estrategia. Conseguir que tomen sus decisiones y se muevan siguiendo una línea base, que sepan actuar teniendo en cuenta el carácter cambiante de la temporada, leer las estrategias de la competencia  y llegar a esa meta con nombre propio habiendo optimizado todos sus recursos.

Esta temporada me he propuesto pensar que quien gane la Champions va a ser un Project Manager de los buenos, de esos que trabajan con un psicólogo deportivo.


  • Como esta entrada, de nuevo, ha sido más de Recursos Humanos, os dejo otra sobre nuevas formas de trabajo (en equipo y demás): https://www.linkedin.com/pulse/los-otros-sara-l%C3%A1zaro
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s