Paula Lázaro, psicóloga deportiva

Hace muchos años que esta frase está en la parte de atrás de mi cabeza, quizá muchos más de los que llevo sabiendo su significado, porque de manera inconsciente son dos bloques que siempre han ido de la mano.

Y sin embargo ahora que es tangible, o casi tangible, es cuándo más débil la he notado.

Qué curioso el psicólogo del deporte y todo a lo que tiene que hacer frente. No creo que merezca la pena siquiera hablar del intrusismo, de toda esa gente que escribe libros que se titulan “46 pasos para ser el mejor atleta” o se sacan un titulito que pone “coach deportivo” y ya se creen una eminencia de la psicología.

La verdad es que somos como un departamento de marketing andante, tenemos que lanzarnos hacia un juego de persuasión, convencer de por qué somos relevantes y cuál es la característica que hace que tachemos la palabra prescindible de nuestra definición.

img-20160816-wa0012
Pablo del Río, psicólogo del CAR, junto a Lidia Valentín.

Es curioso que tengamos que luchar contra el estigma de ser llamados loqueros incluso cuándo no vamos a diagnosticar en nuestra vida. Porque no nos engañemos, esto sigue pasando y sino sólo hace falta fijarse en el revuelo que se armó cuando Zidane decidió sugerir que James viera a uno de los nuestros. Muchas veces estamos ahí, en la sombra, trabajando sin que nadie nos vea por el “daño” aparente que puede hacer a la reputación de un deportista haber trabajado con un psicólogo. A no ser que seas Pablo del Rio y tengas “el puesto”, tu nombre no sale en las noticias de Facebook, bueno ni en las noticias normales.

Como psicólogo eres una herramienta que puede usar el deportista para mejorar y aún así eres tú quién tiene que llamar varias veces a la puerta y recorrerte todos los campos de categoría provincial aficionados simplemente para jugar la carta de la familiaridad. Y lo haces. Lo haces porque te apasiona el deporte, porque es lo que te define y porque con tus poco más de 20 años tienes la idea clara en la cabeza de que vas a hacer de esto tu vida. Cueste lo que cueste e independientemente del frío que tengas que pasar de pie en el lateral de un campo de fútbol de Salamanca.

Quizá el hándicap que más gracia me hace es cuándo consideran que no eres válido por no ser un experto en el deporte en el que vas a trabajar o por no haber estado en “el mundillo” o en un banquillo o en un vestuario compartido. En esos momentos no entiendo por qué la gente no ve que la palabra importante en “psicología del deporte” es la primera. Está claro que tienes que empaparte del deporte que vas a tratar, qué mínimo que saber que para ganar un set de vóley tienes que llegar o superar los 25 puntos y tener dos de ventaja,  pero yo no voy a ir a enseñar a los jugadores como tienen que colocar las manos para hacer un golpe de antebrazos.

No es un camino fácil y ni siquiera sabemos si habrá mucho camino, pero estamos dispuestos a seguir hacia delante porque aunque a veces nos cueste y nos guiemos por el “en casa del herrero, cuchillo de palo”, sabemos qué hacer para mejorar nuestro propio rendimiento.

Abro paréntesis para hacer un ejercicio de egocentrismo y volver a hablar de mí. Hace un mes menos de un año, me convertí en mi propio departamento de marketing y decidí pulsar el botón de inicio de lo que ahora estoy segura es mi marca personal. Salí de tacos con mi ilusión multiplicada por 100 como mínimo y la sensación de que tenía algo que aportar y sin embargo, gracias a alguien que no debe ser nombrado y que no se molestó en conocer a Paula Lázaro, he estado a punto de perder mi propia perspectiva.

Así que, desde este altavoz que igual no tiene demasiada amplitud (todavía), y aunque suene a libro de autoayuda, a todos los psicólogos y no psicólogos, nunca dudéis de vuestra marca personal ni profesional.

nike_find_your_greatness

Y por qué no, lo voy a dejar por escrito como declaración de intenciones: la psicología deportiva es característica definitoria de Paula Lázaro, pero Paula Lázaro también va a ser característica definitoria de la psicología deportiva.



 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s