¿Quién es Paula Lázaro?

¡Hola! Antes que nada, gracias por dedicarnos un tiempo a mi Perspectiva y a mi, supongo que si has llegado hasta aquí es porque ambas hemos desatado tu curiosidad.

A día de hoy, mientras escribo esto, han pasado más de dos años desde que empezó esta aventura, y como algunos os acabaréis de incorporar como quien llega a un partido en la segunda parte y muchos otros lleváis tanto tiempo como lo que duran las finales buenas de los Grand Slam, os voy a refrescar la memoria sobre cómo y por qué surge La Perspectiva Lázaro.

A veces me gusta pensar que es algo que siempre ha tenido su propio espacio en mi cerebro, que tenía que ocurrir en algún momento. Es el resultado de mi madre pasándome el testigo de las palabras y mi padre, contándome la vida a través de los deportes.

Es mi forma de ver, entender y cuestionar el deporte. Una forma de vida que se afianza como marca personal en el momento en el que me di cuenta que a pesar de haber muchas páginas de psicología deportiva, ninguna tenía el brillo innovador de la narrativa del Paulazarismo (dícese de la doctrina de Paula Lázaro).

Creo que es hora de mencionar ese curriculum vitae que siempre se menciona en los apartados destinados a que el blogger hable de sí mismo en su blog, así que vamos a ello. Estudié Psicología en Salamanca, y cuando entré, ya sabía que este era el camino que iba a recorrer, incluso me atrevo a afirmar que mi orientación era tan clara que todos mis compañeros de clase también lo sabían. Por eso, el siguiente paso fue entrar como psicóloga en prácticas en el CF. Salmantino, y mucho les debo porque entre otras cosas, esta primera experiencia profesional fue la que me animó a hacer click en “crear un sitio”.

Pasito a pasito fui recorriendo los kilómetros entre Salamanca y Madrid para llegar al Máster de Psicología de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad Autónoma, algo que está haciendo que el Paulazarismo se desarrolle en su máximo explendor y que me ha llevado gracias al CPAd a colaborar con el AD.Torrejón CF. dónde, por primera vez, tuve la sensación de poder llamarme psicóloga deportiva con todas las letras.

Después del máster tuve la suerte (o la habilidad para crear el contexto apropiado) de que el Área de Psicología del Deporte de la Federación Madrileña de Deportes de Invierno llamara a mi puerta, y ahora es allí donde crezco, aprendo y trabajo por mejorar. Allí, y en el curso práctico de Psicología del deporte de la FMN, el lugar en el que me enseñan lo que no aparece en los libros.

A nivel personal diré, que no solo he nacido con el chándal puesto y crecido con un par de esquís en los pies, sino con la capacidad de enamorarme perdidamente de todos los deportes y la obsesión creciente de descrubir cada detalle de cada discliplina desde el momento en el que me la presentan (aunque sea el deporte más minoritario de nuestra sociedad).

Voy a acabar diciendo una frase que escribí en uno de mis posts “la Psicología Deportiva es característica definitoria de Paula Lázaro”.

Punto y seguido (porque aún queda mucho por seguir).

#Paulazarismo

Encuéntrame en twitter e instagram como @23paulazaro y sígueme en mi página de facebook “La Perspectiva Lázaro: Psicología y Deporte”

Anuncios